Actividades

BODYCOMBAT™

Libera tu guerrero.

Surge de una combinación de diferentes técnicas de combate como son: el Boxeo, el kickboxing, Full Contact, karate, Muay Thai, Tai-Chi y el Tae Kwon Do entre otras. Nacido en el año 2000 en Nueva Zelanda de la mano de Nathalie Leivas, es una de las disciplinas que menos ha tardado en popularizarse en los gimnasios de medio mundo.


El secreto de su éxito radica en que a pesar de ser un deporte de trabajo aeróbico, las coreografías y los movimientos poderosos y una música sensacional, resultan realmente estimulantes y adrenalínico para el que lo practica.

BODYCOMBAT™ está especialmente indicada para trabajar la fuerza, la flexibilidad y la resistencia.

Con ella se ponen en funcionamiento todos los grupos musculares, y en especial los superiores: abdominales, brazos, hombros y espalda. Su práctica implica intensidad y es por ello que se convierte en un tipo de ejercicio muy positivo cuándo lo que se busca es perder algunos kilos.

Acerca del BODYCOMBAT™, es importante remarcar que no se trata de un Arte Marcial ni de clases de defensa personal, ya que los ejercicios se realizan de cara al instructor y nunca hay contacto físico a la hora de golpear. Trabajar a base de golpes y patadas proporciona cierta sensación de seguridad y de poder, pero eso no debe confundirse con una preparación para la autodefensa real.

Para que la pérdida de peso y el fortalecimiento de los músculos sean efectivos es aconsejable practicarlo 2-3 veces por semana e incluso como complemento de otra actividad física. Las sesiones se estructuran al estilo tradicional del Fitness. Se trata de clases grupales de 1 hora que constan de tres fases: Calentamiento, Fase de trabajo y estiramientos finales. Durante la fase de trabajo se irán trabajando los diferentes grupos musculares al ritmo de la música y cada canción implicará una coreografía y un grupo muscular diferentes.

Beneficios:

  • Mejora la capacidad funcional del corazón y pulmones.
  • Disminuye el riesgo de enfermedades cardivasculares.
  • Tonifica y define los principales grupos musculares.
  • Quema calorías y mejora la composición corporal.
  • Mejora la coordinación y la agilidad.
  • Aumenta la densidad ósea.
  • Mejora la postura general y fortalece y equilibra la zona lumbar y abdominal.
  • Mejora la autoestima.